martes, marzo 5, 2024

Biden y Trump hacen del motín del 6 de enero un grito de guerra político

POR WILL WEISSERT

WASHINGTON (AP) — El expresidente Donald Trump pasará el sábado el tercer aniversario de la insurrección del 6 de enero en la campaña electoral en Iowa, realizando dos mítines en su intento por recuperar la Casa Blanca.

Esto se producirá un día después de que el presidente Joe Biden visite un sitio cerca de Valley Forge, Pensilvania, donde George Washington y el Ejército Continental en dificultades soportaron un duro invierno durante la Revolución Americana.

Sus asesores dicen que la parada en un estado indeciso crítico resaltará el papel de Trump en los disturbios en el Capitolio y será una oportunidad para que exponga lo que está en juego en las elecciones de este año .

Ahora que Biden y Trump se dirigen hacia una posible revancha en 2020 , ambos hablan del mismo evento de maneras muy diferentes y ofrecen un encuadre que creen que les da una ventaja.

Las narrativas en duelo reflejan cómo un ataque que interrumpió la certificación de las elecciones se ve cada vez más de manera diferente según líneas partidistas, y cómo Trump ha apostado a que los disturbios no dañarán su candidatura.

Alborotadores leales a Trump irrumpieron en el edificio del Capitolio en un intento de impedir que el Congreso certificara la victoria de Biden, lo que obligó a los legisladores y al entonces vicepresidente Mike Pence a huir para salvar sus vidas .

Muchos caminaron hasta el Capitolio después de una manifestación frente a la Casa Blanca en la que Trump exhortó a la multitud a “luchar como el infierno” o “ya no tendréis un país”.

Nueve muertes estuvieron relacionadas con el ataque y más de 700 personas han acudido a los tribunales por su participación en el mismo, y más de 450 han sido condenadas a prisión.

Los fiscales federales en Washington han acusado a Trump en relación con los disturbios , citando su promoción de teorías falsas y desacreditadas de fraude electoral y sus esfuerzos por anular los resultados. Trump se declaró inocente y siguió mintiendo sobre las elecciones de 2020.

El expresidente todavía ha construido una ventaja considerable en las primarias republicanas, y sus rivales en gran medida se abstienen de criticarlo sobre el 6 de enero.

Lo calificó como un hermoso día y describió a los encarcelados por la insurrección como “grandes, grandes patriotas” y “rehenes”.

” En algunos de sus mítines ha tocado una grabación de “The Star-Spangled Banner” cantada por alborotadores encarcelados intercalados con él recitando el juramento a la bandera.

La estratega republicana Alice Stewart dijo que “a muchos votantes republicanos no les encanta el 6 de enero, pero tampoco están obsesionados con él” y pueden apoyar a Trump porque se oponen a las políticas económicas de Biden.

“Los votantes republicanos pueden tener dos pensamientos consecutivos y decir: 'Jan. 6, eso no fue genial, pero eso no afecta mis resultados’”, dijo.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, calificó el 6 de enero como una “protesta” que “terminó descentralizándose” y, más recientemente, dijo que Trump “debería haber salido con más fuerza” contra los alborotadores.

La ex embajadora de las Naciones Unidas, Nikki Haley, suele decir a las multitudes que el 6 de enero “no fue un día hermoso, fue un día terrible”.

Pero las opiniones generales sobre el ataque se han endurecido en líneas partidistas.

En los días posteriores al ataque, el 52% de los adultos estadounidenses dijeron que Trump tenía gran responsabilidad en lo ocurrido el 6 de enero, según el Pew Research Center . A principios de 2022, esa cifra había disminuido al 43%.

El número de estadounidenses que dijeron que Trump no tenía ninguna responsabilidad también aumentó al 32% en 2022, en comparación con el 24% en 2021.

Articulos Similares

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Comentarios

Advertismentspot_img

Instagram

Mas Populares